jueves, 9 de julio de 2015

ESPACIO Y TIEMPO por Sebastián Ospina.

ACERCA DEL DOCUMENTAL “UN DRAMA DE CUARENTA” de Diego García Moreno.    



 Orestes perseguido por las Erinias

·       ESPACIO Y TIEMPO

El tiempo presente y el tiempo pasado
Tal vez en el tiempo futuro estén ambos presentes,
y el tiempo pasado contenga el futuro.
Si todo instante es presente eternamente
Ningún instante es redimible.
Lo que pudo haber sido es una abstracción
Que sigue siendo una perpetua posibilidad
Sólo en un mundo de especulaciones.
- T.S. Eliot, BURNT NORTON

·        
·       Lo extraordinario del documental de Diego García- Moreno es el registro del espacio donde transcurren los hechos: la ciudad de Bogotá y el Teatro Libre de Bogotá. Una panorámica de la ciudad vista desde el apartamento de Diego en las Torres del Parque nos ubica desde el comienzo en el lugar de los acontecimientos a narrar. En todo drama para que exista el personaje tiene que existir el espacio. Para el caso el personaje es el Teatro Libre de Bogotá y la celebración de 40 años de existencia con el remontaje de la obra LA ORESTÍADA de Esquilo. La casa del personaje es una antigua sala de cine en Chapinero convertida en sede principal del Teatro Libre y escenario donde se representará la obra. La cámara de Diego recorre el interior del edificio como pedro por su casa y es testigo voyerista de la gestación del montaje. Ningún rincón le es vedado. Se entromete en las oficinas administrativas en medio del debate del Director con la Productora en eterna puja entre el costo de los sueños y la consecución de los recursos financieros. Hace el seguimiento de los dibujos collage de la Directora de Arte y su confección y prueba en el taller del vestuarista. Invade el momento privado de un actor repitiendo líneas frente al espejo de un baño. Asoma la oreja en la charla anecdótica de unos tramoyista mientras realizan proezas para instalar una escenografía monumental. Asiste al proceso del Director con la Actriz para encontrar al personaje. Mientras el escenario es ocupado por obreros acompaña al elenco en los ensayos en espacios alternos logrando imágenes sugestivas de personajes griegos trepados en la barra de la cafetería. No contento con esto el documentalista se roba a los actores maquillados y disfrazados para pasearlos por la ciudad recitando parlamentos sin chocar con lo contemporáneo. Son muy bellas las imágenes donde hacen juego con las columnas del Capitolio. El recorrido por la ciudad es osado y exhaustivo mostrándonos los contrastes arquitectónicos entre lo republicano y colonial. Esquinas donde se encuentra la edificación neoclásica con el rascacielos incipiente. Contrario a lo que podría esperarse las figuras griegas no disuenan. Como si la barrera del tiempo se hubiera roto y en nuestro tiempo presente estuviera contenido el pasado remoto de los Átridas y su sangre aún bullendo entre nuestras venas.

      Publicado en facebook el 9 de julio de 2015.


He sido un cultivador de cartas... pero se extinguen los huertos, las postales, los destinos. Busco materos, balcones, ventanas, lienzos libres donde pueda sembrar mis dudas, mis palabras, las cascadas de imagen que a veces se me ocurren. Dale hombre, me han dicho algunas fieles amistades, invéntate un blog, escribe. Ya verás que es un buen andén para compartir tu risa, tu silencio, tus desdichas. Curioso, dócil, ingenuo, acepto jugar a lo impreciso.