sábado, 1 de noviembre de 2014

HOMENAJE EN EL VI FESTICINE SAN AGUSTIN

Cuántas veces me han preguntado:
-¿Y por qué no te dedicaste al cine?
-Y qué es lo que hago, pues...?- respondo.
-Pues sí, pero con actores...-
-¿...?
Qué mejores actores que aquellos que nos prestan -regalan- las imágenes de sus propios dramas, de sus aventuras, dichas o desgracias, por los paisajes vivos -o moribundos- de un país, -¿mundo?-, fascinante -tantas veces deprimente-.
Cómo me gusta conocer territorios y vidas y filmarlos. contarlos. Qué dicha cuando ese oficio, llámese como se llame, te lleva a sitios que siempre has deseado conocer, pero que por extraños designios, sólo lo alcanzas cuando tu cabeza se ha coronado con cabellos blancos. San Agustín, en el Huila, es uno de esos territorios sagrados de Colombia que aun no he visitado. Cómo agradezco al destino, y a los organizadores de su festival de cine, que, por fin,  me lleven a conocer en este preciso instante de la vida ese espacio mágico y a sus gentes,
A ver ¿Quién se anima a acompañarnos en el VI Festicine SAN AGUSTÍN?


He sido un cultivador de cartas... pero se extinguen los huertos, las postales, los destinos. Busco materos, balcones, ventanas, lienzos libres donde pueda sembrar mis dudas, mis palabras, las cascadas de imagen que a veces se me ocurren. Dale hombre, me han dicho algunas fieles amistades, invéntate un blog, escribe. Ya verás que es un buen andén para compartir tu risa, tu silencio, tus desdichas. Curioso, dócil, ingenuo, acepto jugar a lo impreciso.