viernes, 1 de mayo de 2009

Las palabras que leí. Inauguración ¡Danza, Colombia!

Muy buenas noches:

Muchos amigos con quienes he rumbiado me llaman “diegrito”.

Han padecido, o se han contagiado de esa euforia, de ese trance que me agarra cuando logro empatar el baile y el canto que sale por mi garganta…

A uno le preguntan ¿y si volviera a nacer , usted qué quisiera ser?
Pues rodando ¡Danza, Colombia! me dije : “pues, yo lo que quiero hacer es “baile-cantao”.

No me estoy quejando del presente. Por el contrario, creo que voy por buen camino, pues la película que vamos a ver hoy es puro baile- contao.

Agradezco, y brindo por aquellos que me regalaron la dicha de danzar con con mi cámara en su territorio , entre sus cuerpos, gestos y sus ritmos, para poder armar una coreografía documental de cuente un pedacito de su sabiduría corporal, de su memoria ancestral, de sus apuestas al futuro. Brindo por aquellos que representan a tantos que diariamente practican el rito liberador de la danza y saben o presienten que ese ¡un…dó. Tré… cuá! que rima su gesto con el gran colectivo no es más que la constancia sublimada de que hay una cajita de música llamada corazón empeñada en celebrar la vida a través de sus latidos.


La lista de los participantes y colaboradores en esta realización es muy larga. A todos ellos en el resguardo zenú de Pueblecito, en San Antonio de Palmitos, Sincelejo, Pajonal en San Onofre, El playón, María la Baja, Palenque de San Basilio y Cartagena, va un gran abrazo.
Y por allá en el Caquetá, un abrazote para los niños de la Escuela Audiovisual de Belén de los Andaquíes que realizando la pequeña animación que ayuda a ubicar el espacio de esta construcción.

A mi equipo de trabajo , a Rivillas en Medellín, a mi adorada Sally Station que debe estar bailando en Valledupar, a Víctor Manuel Ruíz que nunca para de bailar en su sala de edición ; a Ma paula Abadía ;a los infatigables gestores de cultura que desde el Ministerio sapoyaron esta producción :Cabeto, Natalia Orozco, Diana Zuluaga, Angela Beltrán y Clarisa Ruíz, A la gente de Tridha, Muchas gracias.


En nombre de laLamaraca producciones coproductora de esta película junto a la dirección de Artes del Ministerio de Cultura, agradezco su presencia y espero que este documental sea el inicio de un largo comina que cuente, que fabrique memoria de la gran , vasta, diversa cultura dancística de Colombia en toda su gran , vasta y diversa geografía.
He sido un cultivador de cartas... pero se extinguen los huertos, las postales, los destinos. Busco materos, balcones, ventanas, lienzos libres donde pueda sembrar mis dudas, mis palabras, las cascadas de imagen que a veces se me ocurren. Dale hombre, me han dicho algunas fieles amistades, invéntate un blog, escribe. Ya verás que es un buen andén para compartir tu risa, tu silencio, tus desdichas. Curioso, dócil, ingenuo, acepto jugar a lo impreciso.