miércoles, 7 de junio de 2017

LAS HERRAMIENTAS DE TRABAJO


Detrás, el fuselaje de un C-45, un beechcraft D-18s en el que trabajé entre 1973 y 1975 en la empresa Cessnyca. La foto es de hace 4 años, cuando estaba empecinado en sacar adelante mi proyecto documental "Memorias de un Copiloto". Un ex-compañero aviador me contó de su existencia y me desplacé con mi sony XL1 hasta el potrero cementerio donde el sol, la lluvia y el viento... el óxido, esporádicos vándalos y el olvido lo desmantelan lentamente, día tras día. Vestido de piloto, aquel compañero, que había aceptado ser uno de los personajes del documental, tomó la foto con su celular y me la envió por instagram. A pesar de haber ganado una ayuda a la escritura, hasta hoy no he podido conseguir los fondos para realizar el documental. Actualmente toda mi energía está compartida entre la docencia en la Enacc, la puesta en ruta del Taller de la Memoria en el Caquetá, y la realización de la película "Cantos de Piedra" sobre el escultor Hugo Zapata. Por fortuna, este nueva película navega con buen viento y espero tenerla lista para finales de este año. 

Esta foto apareció ayer entre un arrume de archivos de fotos de familia. Decidí inmediatamente hacerla pública en "mi biografía" de FB. Es, de una parte, un agradecimiento a las herramientas que me han pagado "la papita" en la vida; de otra, una constancia del extraño rumbo que la brújula del azar ha programado a mis andanzas; y, tal vez, un compromiso público, un empujón de las olas del destino, para que mi terquedad no abandone ese relato que tantas noches reaparece como un sueño recurrente, ataviado a veces con color de pesadilla y, en otras, con la claridad contundente de una voz que me repite "Esa historia hay que contarla".
He sido un cultivador de cartas... pero se extinguen los huertos, las postales, los destinos. Busco materos, balcones, ventanas, lienzos libres donde pueda sembrar mis dudas, mis palabras, las cascadas de imagen que a veces se me ocurren. Dale hombre, me han dicho algunas fieles amistades, invéntate un blog, escribe. Ya verás que es un buen andén para compartir tu risa, tu silencio, tus desdichas. Curioso, dócil, ingenuo, acepto jugar a lo impreciso.